Mayor rentabilidad en transporte de contenedores marítimos en 2015

Mayor rentabilidad en transporte de contenedores marítimos en 2015

viernes, 24 de abril de 2015
Un reciente estudio sobre transporte marítimo internacional ha revelado esperanzadoras previsiones en cuanto a la rentabilidad del transporte de contenedores en el mundo.
Mayor rentabilidad en transporte de contenedores marítimos en 2015

El pasado año 2014 ha sido calificado en general por las empresas de transporte marítimo como un año negro debido al descenso de la carga internacional. Hablamos en líneas generales, en todo el mundo, es decir, no tiene nada que ver con el aumento de las exportaciones españolas.

Esta situación ha hecho que sean pocas las compañías de transporte que han conseguido beneficios durante el 2014.

En cambio, la previsión para el 2015 es totalmente la contraria. La encuesta realizada entre los profesionales del sector marítimo del transporte de carga elaborada por la consultora internacional Drewy ha revelado que estos expertos esperan mejorar de forma sustancial la rentabilidad del transporte de contenedores marítimos a lo largo de este año y también en el futuro.

Según Drewy, durante el 2015 puede mejorar la rentabilidad en transporte de contenedores marítimos debido en gran medida a los ajustes de precios que están realizando muchas compañías del sector, sumado al bajo coste actual del combustible, al aumento de la demanda y a la creación de nuevas alianzas entre organizaciones.

“Se espera que los precios unitarios de la industria siga en descenso a un ritmo mayor que el precio de los fletes marítimos, lo que supone un aumento de la rentabilidad.”

Las expectativas son muy positivas, con una previsión de crecimiento de la flota mundial de contenedores marítimos del 7,2% en relación al 2014. Esto implica un crecimiento superior a la demanda, que se prevé crezca en un 5,3%.

A pesar de este exceso de capacidad en el sector, los expertos de Drewy creen que los precios unitarios de la industria seguirán descendiendo a un ritmo más rápido que los precios promedios de los fletes, aumentando así la rentabilidad.