Cómo se calcula el flete en el transporte marítimo internacional

Cómo se calcula el flete en el transporte marítimo internacional

jueves, 27 de agosto de 2015
En el transporte marítimo de mercancías, uno de los aspectos que más se valora es el ahorro de costes que supone utilizar este medio frente al resto, que normalmente implican un gasto mayor que puede encarecer la exportación.
Cómo se calcula el flete en el transporte marítimo internacional

Si calculamos mal el flete en el transporte marítimo internacional podemos perjudicar a nuestro negocio encontrándonos con un coste muy superior al inicialmente previsto que puede convertir nuestra operación de comercio internacional en poco rentable e incluso no recomendable.

Sobre todo si somos una empresa de transporte, un mal cálculo puede suponer grandes pérdidas económicas a no ser que queramos contactar con los clientes que han contratado el transporte, de nuevo, y pedir una mayor cantidad de dinero por el encarecimiento de precios.

Para calcular las tarifas internacionales de carga se utiliza la cifra más alta entre el peso real de la carga y su volumen (peso dimensional). Además, si solicitamos un servicio especial de embalaje, el precio puede encarecerse un poco más.

El peso del volumen (dimensional) de la carga en el transporte marítimo internacional se calcula siguiendo la siguiente fórmula:

Calcular flete en el transporte marítimoSi utilizamos el sistema métrico decimal:

(AxBxH)/6000 estando A, B y H calculadas en centímetros. Obtenemos el resultado en kilogramos.

Si usamos el sistema métrico inglés:

(AxBxH)/166 estando A, B y H calculadas en pulgadas. Obtenemos el resultado en lbras.

Por ejemplo, si llevamos un cargamento de almohadas, seguramente no pesen tanto como otras mercancías. Sin embargo, sí ocuparán más espacio en el medio de transporte y por lo tanto, el coste del flete marítimo, en este caso vendría definido por el peso dimensional, no por el peso real.

No obstante, es importante remarcar que el transporte marítimo es un medio más económico que el aéreo o terrestre y por ello, es recomendable para las importaciones y exportaciones de productos no perecederos o con una vida larga.