cotenedor_marítimo

Anatomía de un contenedor marítimo: vigas, puertas y revestimientos.

viernes, 16 de octubre de 2015
El uso de un buen contenedor marítimo a la hora de abordar el transporte marítimo es fundamental. Este elemento clave permitirá que tu producto llegue en las mismas condiciones pese a las inclemencias que un viaje por mar pueda conllevar.
cotenedor_marítimo

Hablar a estas alturas de la importancia del uso de un buen contenedor para el transporte marítimo sobra, pero sí debemos incidir que a día de hoy existen multitud de variantes que se adaptan a cada producto, desde los específicos para el transporte de líquidos, hasta los recubiertos de fibra de vidrio.

Para entender un poco más en profundidad este elemento tan ligado a la actividad del transporte de mercancías y al grupaje internacional, os radiografiamos en este artículo la anatomía de un contenedor marítimo.

Materiales de un contenedor marítimo

En lo que respecta a su fabricación, la gran mayoría de los contenedores marítimos se realizan en acero corrugado, un material que, para que entendamos la resistencia que ofrece, es el usado entre otro útiles para mantener elementos estructurales de hormigón armado.

También podemos encontrar contenedores de otros materiales también resistentes y aislantes como el aluminio, y en menor medida de madera contrachapada. Como este último caso, muchos de ellos se recubren de fibra de vidrio para ofrecer una protección extra aislante a los productos que transporta.

Interior de un contenedor marítimo

Si importante es que el material con el que se fabrica el contenedor ofrezca una protección máxima, mantenerla en el interior es otro de los factores claves para un transporte de mercancías que ofrezca la seguridad de que el producto llega en el mismo estado en el cual se embarcó.

Para ello, un recubrimiento especial anti-humedad es esencial. La humedad es el mayor enemigo de la conservación, es por ello por lo que transportemos lo que transportemos se debe aislar totalmente el contenido de la temperatura exterior. En el caso de perecederos esto se consigue creando una cámara frigorífica.

Estructura del contenedor marítimo

Los elementos que componen un contenedor marítimo son las puertas, paredes, el armazón y el suelo.

Las puertas, más allá de la típica estructura de camión, pueden ser de doble hoja en uno de sus anchos, la denominada puerta container y que en nuestro imaginario nos puede recordar a los vagones de trenes de carga.

Respecto a las paredes, tal como comentábamos, las más comunes son de acero, en forma acanalada y acompañado de un armazón del mismo material cuya base son vigas transversales sobre las cuales se sitúa un suelo de madera.

Además del recubrimiento anti-humedad, se deben usar chapas anticorrosivas, de manera que no sólo se protege el producto, fin fundamental del transporte, sino que se permite un uso continuado del contenedor sin que este denote desgaste.