Mercancía

Gestión del tiempo de paso en una aduana en el transporte marítimo

miércoles, 07 de diciembre de 2016
El tiempo es la clave para una exportación exitosa, y para su control tenemos que tener en cuenta factores como el paso por aduanas de la mercancía tanto a la salida como a la llegada a puerto.
Mercancía

Cuánto se tarda en enviar y recibir la mercancía es parte de la clave del éxito del transporte marítimo internacional. Así, el tiempo de transito es parte de las consideraciones que debemos tener a la hora de elegir una empresa de logística internacional que pueda asegurarnos la constante fluidez de género, o que al menos ofrezca soluciones de almacenamiento de mercancías que no frene el constante aprovisionamiento necesario para una correcta internacionalización del mercado.

No obstante, pese a que se nos pueda garantizar por ejemplo que en 12 días llegue nuestra exportación a Estados Unidos al puerto de Nueva York, tenemos que tener en cuenta otros factores, siendo uno de los más relevantes el tiempo de paso de la mercancía por aduanas.

La aduana en el transporte marítimo

Toda mercancía enviada al extranjero tiene que ser controlada tanto a la salida del puerto de origen como a la llegada al puerto de destino.

Los motivos son básicamente regulatorios y proteccionistas, de forma que no se introduzcan mercancías prohibidas así como se graven con impuestos aquellas que supongan un amplio beneficio para el comercio exterior en detrimento del comercio interior, aunque otros factores como los político/religiosos pueden afectar a ciertas mercancías, como aquellas que no cumplan con los preceptos hebreos o musulmanes en Israel o países de Oriente Medio o con influencia árabe.

Factores determinantes del tiempo de paso por aduana en el transporte marítimo

El tiempo que tarde en pasar por aduana nuestra mercancía dependerá de varios factores, siendo los que más incrementan el tiempo de paso los siguientes:

  • Países fuera de la zona Euro o sin acuerdos comerciales: comerciar dentro de la Unión Europea contempla mayor agilidad a la hora de mover la mercancía, así como ciertos acuerdos con países extranjeros referentes a ciertas materias primas.
  • No contar con una empresa de transporte marítimo profesional: para agilizar los trámites es imprescindible contactar con una empresa de transporte eficaz que sea capaz de proporcionar e informar de todo lo necesario a la hora de importar y exportar.
  • No disponer de todos los papeles en regla: la falta de algún documento o dato necesario para la importación o exportación de mercancías conlleva su almacenaje en los depósitos aduaneros, donde puede permanecer hasta tres meses retenida la mercancía. Una vez pasado este tiempo si no ha sido regularizado, parasán a formar parte del Fisco perdiéndose su control sobre ellas.